viernes, 12 de septiembre de 2008

Tu Bebé y vos...

Cuidados, dedicación y mucho amor...

El nacimiento de un hijo es algo único, irrepetible y maravilloso.
Siempre es símbolo de esperanza y representa el amor más puro.
Cuando tienes un recién nacido...
¡la vida está en tus manos!


Por eso son muchos los cuidados, la dedicación y sobre todo el amor que entregas a cada instante.






Un bebé recién nacido depende absolutamente de ti, porque aún se siente parte tuya.
Recibe infinidad de estímulos, que poco a poco tiene que ir descifrando. Pero para que lo logre, debe sentirse seguro, confiado, atendido, amado.
Sostenerlo no solo implica tenerlo agarrado, sino acogerlo brindándole nuestro calor, dándole la posibilidad de escuchar nuestra voz, que es quien mejor la conoce, permitiendo que se impregne de nuestro aroma y el suyo, conectándonos a través de la mirada no solo cuando lo amamantamos.











Establecido ese apego afectivo, esa primer confianza básica, el bebé puede empezar a interpretar sus necesidades y manifestarlas, al principio, a través del llanto. Somos quienes debemos ayudarlo a comprender esas necesidades, respetando, ordenando y regulando sus tiempos, para que logre así, establecer un nexo entre su pedido y la satisfacción de su necesidad.









Por ello es necesario ajustar una rutina cuyas pautas deben ser claras, y que en principio se basan en su necesidad de alimentación, para luego, de a poco, ir incorporando otras que tienen que ver con su higiene y cuidado corporal.
El vínculo madre-hijo que se establece se logra cuando estas necesidades son cubiertas con amor.



Nuestras caricias, nuestras palabras, nuestras canciones, nuestro balanceo, son tan importantes como los demás cuidados.





Si bien la vista comienza a desarrollarse durante el 7mo mes de embarazo, la estimulación de la misma se va desarrollando a partir de su nacimiento, cuando aún no distingue con nitidez.
Lo que percibe mejor es lo que está aproximadamente a 20 cm de sus ojos, como el rostro de su mamá al alimentarlo.
Es importante entonces, contribuir con esta estimulación entre otras, aportando variantes en la decoración de su cuarto, teniendo en cuenta que son sensibles a la luz y los contrastes, y la variación de colores y formas.



Un ejemplo puede ser la decoración en la pintura de una de sus paredes, además de móviles que aportan movimiento y sonido:

Reproducción de una de las Escenas de la película "Bambi", de Walt Disney.

Realizada por mí, en Óleo sobre la pared satinada de la habitación


Es fundamental la higiene para la prevención de enfermedades.
No olvides asearte siempre, antes de tocar a tu bebé y cuida la higiene de los ambientes, proporcionándole aire limpio.
Su piel es muy delicada y propensa a irritaciones.
La higiene de su colita debe realizarse con óleo de tipo calcáreo.
El cordón umbilical, debe ser limpiado con cada cambio de pañal, con una gasita embebida en alcohol.
Cuando éste se cae, puede empezar a bañarse al bebé en agua tibia, con jabón neutro y por lapso de unos pocos minutos hasta que vaya acostumbrándose.
Es fundamental secarlo bien, con una toalla suave, exclusiva para él.
Es muy útil el uso de talcos en crema, especialmente en sus pliegues, (rollitos en las piernas, los brazos, el cuellito) porque evitan sus irritaciones como consecuencia del roce o la humedad, y a su vez, permite una hidratación natural.

La información sobre otro tipo de cuidados, se hará en un próximo post.

Si deseas ver opciones para el ajuar de tu bebé, visitá:

http://www.creartecnicas.blogspot.com/

12 comentarios:

amor es libertad dijo...

cuando están pequeñitos pequeñitos recién nacidos da miedo tocarlos que no se rompan

Alatriste dijo...

El día que el cielo me bendiga con un hijo, que se cumpla este sueño de ser padre, me acordaré de todos estos consejos y los llevaré a la práctica. Eres tan dulce.
Besos y en mi desván dejé pintada una nueva historia. Espero que te guste. Ya me contarás.
Hasta pronto.

Jhony -Juan Blanco- dijo...

Por esas cosas del destino un papa putativo se pierde de esas cosas,tan maravillosas e indescriptibles, sus primeras palabras, sus primeros pasos.... no obstante, coincidiendo con amor es libertad reconozco que los hombres somos medio "gilunes" y nos da temor tomarlos, acunarlos "...y si se nos cae?".

Muy lindo lo que haz escrito, Eli: excelente dibujante, magnifica cosmetóloga, poetiza incomparable, madre estupenda.... ¡¡¡¡¡¡POR DIOS!!!!! eres completisima

Shanty dijo...

Valió la pena dedicarle un post a los bebés. Dan una ternura absoluta, tan frágiles, tan lindos y vulnerables.
Un abrazo Ely
Shanty

KALISTA dijo...

Ely, me recordastea cuando fuí mamá, y los cuidados que les dí siendo bebitas, es una etapa tan cortita la de los bebés, crecen tan rápido, es solo un año, luego comienzan a caminar y hacer travesuras, siguen siendo chiquitos, pero la etapa de bebitos es corta!...por eso hay que disfrutarla al máximo.
Sabios consejos los tuyos, les servirá seguramente a muchísima gente... maravilloso espacio reina....y gracias por tu visita a mi blog, te deseo una hermosa semana...besos.

amigoplantas dijo...

Hola buenaaasssss

Por razones operativas, se ha cambiado la dirección electrónica de dos blogs, aunque ambos siguen enlazados a través de blogs intermedios, su nueva dirección directa es:

Reyno de Hayas http://cristalizaciones.blogspot.com/
Currando por la Paz http://migranhobby.blogspot.com/

Inés Bohórquez dijo...

Que hermoso es un bebe y mas un bebe que nos trae la felicidad.

El amor hacia los niños es algo innato creo todos los amamos solo por verlos sonreir...

bello post Eliana como siempre !

Te dejo un abrazo fuerte mi estimada amiga y mis bendiciones.

Perséfone dijo...

Que buenísimos consejos. Me parecieron realmente interesantes, además de muy útiles.

Un abrazo.

Monotributo dijo...

si YO el dueño de la humildad y modestia ..quien caduco el diccionario a los poetas y pensadores es decir el genio e iluminado de este planeta y alrededores os regala este pensar entre los 6.000.000 que he escrito y dice MIMOSA...los rios y los mares nos juzgaran por no haberlos cruzados..nuestra defensa seran los vientos testigos fieles de haber juntado nuestras voces por encina de ellos GUAPA

amigoplantas dijo...

Recuerdo la sensación del primero de nuestros hijos cuando me lo pusieron por primera vez en los brazos, todo era inseguridad por mi parte, me parecía que yo no podría hacer frente a la responsabilidad, que se me iba a romper o algo así

¿Romperse?, narices fritas

Fuga dijo...

Que belleza de post!!!!

Lo más importante es quererlos/as mucho, muchísimo, les da mucha seguridad y les hace personas muy seguras.

Nada me produce más ternura que un bebé, me encantan, en la familia hay una que es mi mayor alegría, siempre digo que su sonrisa ilumina mi mundo :-)

~PakKaramu~ dijo...

Hello There

I am From Malaysia to visit your blog