viernes, 4 de abril de 2008

Ojos

Poema:

“OJOS”

Rostro del alma
y reflejo de una vida que se expresa;
abiertos a la magia,
al despertar de una mirada nueva.


Cerrados se sumergen
en la profundidad de emociones insospechadas,
en un cosmos invisible
que resplandece a la luz de otra mirada.

Espejo del corazón que late y se conmueve
en un refugio de misterios e ilusiones,
perplejos en la duda
de una búsqueda inconsistente.

Caudal inagotable de impresiones.
Son el destello fugaz de un romance incomprendido
y fuego eterno que arde en la esperanza
del amor y las pasiones.

Certeros o imprecisos
expresan lo que somos
y con el devenir del tiempo,
lo que soñamos ser.

Autor: Eliana Roiger

26-03-08


Morfológicamente, los ojos se diferencian en su apertura palpebral,
según las distintas razas.
Otras características como el brillo y luminosidad, la densidad y cualidad de sus pestañas (largo, espesor, curvatura y tonalidad), la coloración del iris,
la contextura de los párpados y el enmarcado de las cejas, componen las sutiles
pero inigualables diferencias individuales.
El ojo es un órgano par y simétrico , que junto con otros tejidos,
constituyen el aparato visual.
Alojado en la cavidad orbital, está recubierto por los párpados, que son pequeños pliegues cutáneos, músculomembranosos cuya función es la protección durante su cierre.

Están delimitados por una apertura palpebral en la que están implantadas las pestañas.
Son irrigados por vía venosa y arterial.
El globo ocular está protegido por un envoltorio fibroso, resistente
y poco elástico llamado esclerótica, irrigado por vía arterial.
Y la córnea, que es una membrana avascular, fibrosa, que se inserta sobre la anterior.
El ojo, teniendo necesidad de estar bien oxigenado, está compuesto
en su porción media, por una túnica vascular llamada coroides o úvea, que además presenta pigmentación, la que le da color al iris y está destinada a frenar los rayos que van directamente a la retina.
Esta última, es una membrana, prolongación del nervio óptico, que cubre la coroides hasta
el orificio pupilar.

La zona de los ojos es muy delicada y el espesor de su piel, mucho más delgada que en otras regiones. Por este motivo, es imprescindible matener un cuidado especial con productos específicos, que no sólo higienicen
sin provocar irritaciones, sino que además ayuden a mantener una buena elasticidad, retrasando las señales de expresión y envejecimiento.

3 comentarios:

academia de arte roiger dijo...

Todo el contenido del blog me pareció excelente,interesante y claro.Hiciste llorar mis "ojos" de emoción con tu poema. sos mi orgullo, que Dios te bendiga.
te amo
ma


academia_a_r@yahoo.com.ar

Fernando Quiroga dijo...

Cuánta fuerza!!...si el móvil de tu publicación es el ansia...bienvenida sea. Me gustó mucho el animus de lo que escribís. Los ojos, esas puertas acuosas, esa periferia dual del grito interno y silencioso...
El poema, transmite tu fatal y auspicioso desborde por sensualizar el mundo, y eso, querida Ely, no tiene precio.
Sinceramente excelente.
Un beso enorme

soydeavefa dijo...

Es muy hermoso tu poema, pero no más que tus ojos. La belleza de tu alma se refleja a travès de ellos, a los que aprendí a querer desde niño hasta no poder ya vivir si no los viera cada mañana al despertar.

Tu esposo enamorado de tus ojos y de vos.